Beber dos litros de agua al día sí es posible

Una de las principales recomendaciones que dan los nutricionistas es la de beber agua de forma abundante y continua a lo largo del día. Éste es un consejo que no sólo deberían seguir las personas que quieran perder peso, sino todos los que queramos mantener una vida saludable.

La recomendación general es beber entre un litro y medio y dos de agua, o entre seis y ocho vasos al día. Pero no tiene por qué ser exactamente esa cantidad. Los médicos y nutricionistas ponen esa referencia para que más o menos sepamos cuánto tenemos que beber. El objetivo es intentar mantenernos hidratados durante todo el día, además de eliminar las toxinas y sustancias que nuestro cuerpo no necesita.

Agua

Si para cumplir el objetivo cogemos una botella de agua de un litro y medio, nos la llevamos al trabajo y la ponemos al lado de la pantalla del ordenador, seguramente el reto se hará cuesta arriba y nos suponga un esfuerzo enorme conseguirlo.

Por eso, para coger el hábito de beber a menudo, lo mejor es hacerlo a lo largo del día y en pequeñas dosis. Una opción es hacerlo con botellas mini, donde psicológicamente, es más fácil y más rápido bebérselas, aunque tengamos que hacerlo dos o tres veces al día.

Otra opción es recurrir a las fuentes de agua (ver aquí). Con este tipo de objetos el reto no se visualiza en su totalidad y el hecho de levantarse a por un vaso de agua de la máquina puede incluso tomarse como un descanso. Esto es mucho más atractivo que tener una botella enorme delante de nuestros ojos y pensar que tenemos que bebérnosla entera.

Además, así no tenemos que beberla toda de golpe ni a grandes tragos, sino que podemos beber poco a poco, con sorbos pequeños y sin llenarnos el estómago de agua de forma innecesaria. Con este tipo de objetos, que podemos tener tanto en casa como en la oficina, conseguimos educar a nuestro cuerpo a beber de la forma correcta y en las cantidades necesarias.