¿Por qué cenar es tan importante?

Así como hay quienes erróneamente se saltan el desayuno, los hay quienes prefieren irse a la cama con el estómago vacío, pensando que este hábito les ayudará a adelgazar más rápido. Esto no solo es algo malo sino que también le puede afectar a tu organismo de maneras muy negativas y hacerte subir de peso mientras duermes. Existen muchos mitos y preocupaciones en torno a la última comida del día, que te pueden hacer dudar a la hora de llevarla a cabo. ¡Qué no se conviertan en una razón para que pases hambre antes de ir a dormir! A continuación te presentamos algunas razones por las cuales, no deberías hacerlo.

cenar

  • Cenar regula tus niveles de azúcar. El índice glicémico del organismo está relacionado con la frecuencia con la que comemos. Cuando no te alimentas bien, este se descontrola y ocasiona que tengas más hambre. Si cenas moderadamente puedes evitar esto y controlar mejor tu apetito cuando vayas a desayunar.
  • Puedes construir músculo mientras estás durmiendo. Cenar proteínas como un poco de pescado o jamón de pavo, es una manera sensacional de continuar construyendo tejido muscular cuando tu cuerpo está en reposo, lo cual es bueno si quieres quemar más calorías sin esforzarte demasiado.
  • Es bueno para controlar el hambre y evitar los “snacks” de medianoche. Si no quieres que tu estómago te despierte a altas horas de la noche, lo mejor que puedes hacer es consumir ciertos carbohidratos como el arroz integral o los plátanos, que no se transforman en grasa a diferencia de otros alimentos.
  • Evita el efecto rebote. Privarte en exceso de alimentos es contraproducente, ya que le envías la señal a tu metabolismo de que “hay escasez de comida” y en respuesta aumenta sus reservas de grasa. Es por eso que lo mejor que puedes hacer es alimentarte a tus horas y no dejar de cenar.