Como combatir el hambre emocional

Tratar de canalizar emociones como el enojo o la tristeza, a veces nos puede conducir a comer más de lo que debemos, derivando en algo que se conoce como hambre emocional y que es primordial que aprendas a combatir, no solo por cuidar ti figura, sino también por tu bienestar. En el artículo de hoy te enseñamos como puedes identificarla y los consejos que debes seguir para impedir que te afecte.

hambre

¿Cómo se puede identificar el hambre emocional?

Debes prestar atención a las siguientes pautas para saber si tu hambre es real o no:

  • Sientes ganas de comer cuando te sientes mal.
  • Piensas en la comida como escape a los problemas que tienes y no como necesidad real.
  • La comida no te satisface y es difícil que tu estómago se sienta lleno.
  • Experimentas culpa inmediatamente después de haber comido.

¿Cómo se puede combatir el hambre emocional?

Una vez que has podido identificar si este tipo de hambre está afectándote, es tiempo de que tomes algunas medidas para controlar mejor tus impulsos. Hacer caso de lo siguiente puede ayudarte bastante:

  • Acepta que tienes un problema. No inventes excusas como “es solo comida” o “comer esto o aquello para sentirme mejor no me hará daño”. Si sabes que lo que haces está mal, es tiempo de que hagas algo para remediarlo o busques ayuda.
  • Busca distracciones que te impidan acercarte a la comida. Cuando te sientas mal, lo más recomendable es que te ocupes en algo que te ayude a distraerte, como salir a caminar o escuchar música. Incluso hablar con alguien te hará mucho mejor que ir a la alacena.
  • Acude con un profesional. El hambre emocional puede ser algo patológico. No sientas vergüenza de ir con un terapeuta para que te ayude a exteriorizar mejor esas emociones que te hacen daño.