¿Comes cuándo estás enojado?

Comer cuando se esta enojado es una reacción que ocurre en una gran cantidad de gente y que a menudo, también pasa desapercibida como una de las razones en el aumento de peso. ¿Te ha sucedido alguna vez? Tener una discusión o un mal día, pasar por alguna circunstancia que te amargue e inmediatamente sentir ganas de comer algo para aplacar lo que sientes, no es algo tan extraño aunque sí se puede volver en tu contra. Y es que utilizar la comida como una distracción o un método de defensa ante los sentimientos negativos puede hacerte ganar algunos kilos si no vas con cuidado.

enojo y problemas emocionales

¿Por qué comemos cuando nos enojamos?

Si has logrado identificarte con esta circunstancia, es obvio que te estarás preguntando a que se debe. Lo cierto es que tiene una explicación muy sencilla. Cuando experimentamos ira o enojo somos más propensos a sufrir cambios en nuestros niveles de azúcar en la sangre, lo que obviamente provoca que sintamos hambre y estemos más expuestos a comer de más.

Es por esto que tú puedes tener la inexplicable necesidad de calmarte ingiriendo comida chatarra, dulces o alimentos que son poco saludables para calmar tu apetito y a la vez, sentirte más tranquilo.

¿Cómo se puede evitar comer enojado?

Si te preocupa subir de peso a causa de esta reacción, los siguientes son algunos consejos que te pueden ayudar:

  • Respira hondo y trata de calmarte. Antes de darte un atracón de comida, debes reflexionar en porque estás molesto y como puedes arreglarlo.
  • Ten a la mano cosas saludables. Si sientes que tienes que comer al menos hazlo consumiendo nueces o fruta, que tienen menos calorías que otros alimentos.
  • Bebe un vaso de agua. El agua además de calmar el hambre, también te ayuda a relajarte y a despejar tu mente.