5 buenas razones para comer semillas de girasol

Incluidas en ensaldas frescas, trituradas y añadidas en guisados o simplemente, ligeramente tostadas para comer al natural; las semillas de girasol son otro ingrediente excelente que siempre puedes incluir en tu alimentación diaria para hacer a un lado los ataques de ansiedad por comer y al mismo tiempo, cuidar de tu peso sin temor a ingerir una cantidad excesiva de calorías. Pero lo mejor viene una vez que te enteras de las propiedades saludables que contienen. Para no hacer más largo el asunto, hoy te presentamos 5 razones excelentes por lo que empezar a comer semillas de girasol, es una buena idea.

girasol

  • Son una fuente muy rica en vitamina E. Dicho elemento es un poderoso antioxidante que retrasa el envejecimiento celular, además de cumplir una función muy importante si se trata de la salud del corazón, ya que ayuda a la disminución del colesterol y los triglicéridos, y previene varias enfermedades cardíacas.
  • Cada semilla de girasol contiene un importante aporte de proteínas aparte de valiosos minerales, como el magnesio y el calcio. Esto las vuelve una alternativa excelente para consumir entre comidas.
  • La fibra que se haya presente en este alimento, también es muy valiosa si se trata de mejorar la digestión y favorecer la absorción de nutrientes de cada comida. Esto además, es algo que te hará ser delgado, pues depuraras más pronto lo que ya no necesitas.
  • Hablando también de la fibra, esta es también otra de las causas por la cual las semillas de girasol vienen muy bien para saciar el apetito. Poseen tanto fibra soluble como insoluble y por ello son geniales si eres de los que necesita picar algo, aún después de hacer comido.
  • Finalmente, hay que indicar que este tipo de semillas están consideradas como hidratos de carbono, por lo que brindan mucha energía pese a sus bajos de grasa.