¿Cuándo deberías evitar subirte a la báscula?

La báscula es una buena herramienta para controlar nuestro peso cuando iniciamos un nuevo régimen, pero también puede convertirse en tu peor enemigo si conviertes el hábito de pesarte en una obsesión. Simplemente, muchas personas se amargan por los gramos que han subido cada día y se ponen ansiosas, sin detenerse a pensar que de hecho, el peso es un factor bastante variable que no siempre podemos mantener igual. Y es que no es lo mismo estar en tu peso ideal, que pesar exactamente lo mismo todo el tiempo.

báscula

Sin ir más lejos, a continuación te presento algunas situaciones comunes en las que más vale dejar la báscula de lado.

  • Inmediatamente después de las vacaciones. Es típico que después de las vacaciones de verano o sobretodo en Enero, uno se pese y se asuste de los kilos que ha subido, pues es en nuestro tiempo libre cuando nos descontrolamos más. Lo que más te conviene es estar consciente de esto, no perder la calma y comenzar a hacer ejercicio antes que correr a la báscula.
  • Cuando has empezado una dieta. Mucha gente se siente frustrada de ver como no han bajado significativamente o nada, cuando recién han comenzado con un regimén. Llegar a un peso ideal no es algo que funcione de un día para otro, requiere constancia, buenos hábitos, ejercicio y estar más pendiente de todo esto que de los números de tu báscula.
  • Si estás tomando alguna medicación que te provoca retención de líquidos. Hay ciertas medicinas como lo corticoides o las que funcionan a base de hormonas, que pueden provocarte hinchazón y alterar la distribución de tu grasa corporal. En este caso es mejor que consultes con tu médico, para encontrar una solución que te permita adelgazar y que al mismo tiempo sea compatible con tu tratamiento.