Dejar de beber para bajar de peso

alcohol

Uno de los factores más influyentes para el aumento de peso, es el consumo de alcohol frecuente o excesivo. Ciertamente, mucha gente tiene la costumbre de ingerir bebidas alcohólicas con cierta regularidad; puede ser generalmente cada fin de semana e incluso en días laborales.

Si bien, el hecho de tomarte una o dos cervezas o algunos tragos para relajarte, podría parecer algo inofensivo, lo cierto es que si de verdad quieres bajar de peso, vas a tener que moderarte o de ser posible, eliminar el alcohol de forma definitiva.

Algunas de las consecuencias del alcohol que ralentizan la pérdida del peso en el organismo, son las siguientes:

  • El aumento de los depósitos de grasa. Las sustancias que contienen las bebidas alcohólicas tienen de disminuir el nivel de testosterona, una hormona que está relacionada con el proceso de adelgazamiento. De ahí que de pronto aparezcan los tan odiados michelines.
  • El incremento de cortisol. El cortisol es uno de nuestros peores enemigos a la hora de recuperar los kilos; esta hormona tiene un efecto sumamente perjudicial en el cuerpo cuando esta presente en exceso, y el alcohol precisamente influye en este hecho.
  • La sensación de apetito. Es normal que cuando las personas han tomado mucho, tiendan a sentir hambre.  Esto es algo que deberías considerar si no quieres terminar comiendo de más.
  • La deshidratación y la pérdida de minerales. Por si fuera poco, el alcohol tiende a favorecer el descenso de los niveles de hidratación del cuerpo, así como la eliminación de muchos minerales que son indispensables para sus funciones internas, como el zinc, el potasio y el calcio, entre otros.

De modo que si realmente quieres afrontar un compromiso contigo mismo para mejorar tu apariencia y llegar a tu peso ideal, piénsalo dos veces la próxima vez que quieras salir a beber algo.