Como detectar un trastorno alimenticio

Muchas veces, el objetivo de alcanzar el peso ideal puede derivar en peligroso comportamientos que lejos de hacerle bien a tu cuerpo, podrían ponerlo en un grave estado de salud. Tal es el caso de trastornos alimenticios como la anorexia, la bulimia o la vigorexia, por mencionar algunos; en los que adelgazar más que volverse una transformación positiva, se convierte en una obsesión. En el artículo de hoy te hablamos sobre algunas de las señales más frecuentes para identificar cualquiera de ellos en general.

trastorno

  • Se pierde peso de forma repentina. El adelgazamiento es un proceso que para ser sano y poderse mantener, debe llevarse de manera gradual. Las personas que se enfrentan con problemas alimenticios, a menudo sufren cambios muy repentinos de peso, llegando a perder varios kilos abruptamente y sin razón aparente.
  • Hipotensión. También conocida como presión baja arterial. El corazón es uno de los órganos más afectados ante la falta de una dieta regular y balanceada, con lo que también puede llegar a disminuir el ritmo de sus latidos y hasta llegar a detenerse.
  • Fatiga y desmayos. La debilitación es otro de los síntomas más frecuentes en quienes modifican su alimentación en formas extremas. Sentir cansancio, experimentar desmayos y hasta escalofríos, son una mala señal de que el organismo no está recibiendo los nutrientes necesarios.
  • Daño en piel, uñas y cabello. El cabello quebradizo y que se cae con mayor frecuencia, piel seca y uñas débiles, son señal inequívoca de un déficit alimenticio. Hay que recordar que estos elementos corporales dependen mucho de vitaminas, minerales y grasas que se pueden hallar en distintos alimentos.
  • Presencia de amenorrea o períodos irregulares en las mujeres. Si bien este signo no es exclusivo de los trastornos alimenticios (puede surgir por otras razones), hay que prestarle atención cuando surge en compañía de los mencionados anteriormente.