Dieta con un color para cada comida

Un buen consejo que se ha puesto de moda a la hora de variar nuestras comidas, es basarnos en el color de los alimentos para asegurarnos de que estén bien balanceadas. Lo cierto es que este es un método más entretenido y eficaz de alimentarse sanamente, sin tener que estar contando calorías o recurrir  las mismas opciones a cada rato. Claro está que mientras más variedad de colores haya, podremos elegir entre un amplio surtido de vegetales, frutas, cereales y legumbres, sin excluir las carnes.

color

Un buen ejemplo para organizar las comidas que consumiràs a lo largo del dìa siguiendo esta regla, es el siguiente:

  • Para el desayuno. Uno o dos huevos tibios (color amarillo), un pequeño tazón de frutas como fresas, manzanas o cerezas (color rojo) y licuado a base de frutas y/o vegetales (color verde).
  • Para la comida. Un filete de pescado o pollo a la plancha (color blanco), ensalada de vegetales mixtos (color verde) y gelatina light de postre (color azul).
  • Para la cena.Una porción de arroz integral (color café), ensalada de diferentes verduras (color verde) y algunas galletas integrales para acompañar (color amarillo).

Para picar entre comidas puedes incluir diferentes semillas y frutas, en los que también observes un color en especial o varios.

Otro excelente consejo en el que aplica la regla de hoy, es aquel que te dice que lo más aconsejable es consumir 5 vegetales y 5 frutas de colores diferentes al día. Como tú bien sabes, son ricas en antioxidantes y vitaminas, y tener en casa aquellos que muestren más de un color, es una forma perfecta de asegurarte de que consumes lo suficiente para mantenerte sin hambre y con mucha energía.

¿Qué te parece? Sin duda esta es una manera muy práctica de elaborar comidas completas sin desgastarte pensando en cuales son las mejores opciones, ¿no crees?