La dieta mediterránea como alternativa para bajar de peso

Dentro de los muchos estilos de dieta con que nos podemos encontrar alrededor del mundo, la mediterránea se encuentra dentro de las más populares. Este plan de alimentación proviene de países cercanos al mar que ostenta el mismo nombre, como Francia e Italia. Esta catalogada como una de las más ricas y saludables, puesto que contiene numerosos beneficios para la salud. Si tu propósito es llevar una nutrición balanceada que te ayude a lograr un cuerpo esbelto y le haga bien a tu organismo, esta opción puede ser perfecta para ti.

dieta mediterránea

La dieta mediterránea se compone principalmente de los siguientes elementos:

  • Aceite de oliva y vino. El primero es un excelente aderezo y sustituto del aceite normal para cocinar, puesto que contiene menos calorías y le da un sabor muy especial a los alimentos. El vino tomado con moderación, también es bueno para acompañar las comidas e incluso saborizarlas. Ambos son ricos en antioxidantes que ralentizan el envejecimiento celular.
  • Mariscos y pescados. Como bien sabes, la comida del mar es una gran alternativa a la carne, puesto que contiene menos grasas y ácidos grasos omega, que son ideales para el cerebro y el aspecto de la piel, cabello y uñas. La gente del mediterráneo acostumbra incluir frecuentemente estos ingredientes en sus comidas diarias; algo que también les ayuda a mantaner a raya la posibilidad de aumentar de peso.
  • Granos. Como el trigo y la cebada, que a pesar de ser carbohidratos, si se consumen de una manera apropiada podrán darte toda la energía que necesitas para ejercitarte y llevar a cabo tus actividades cotidianas. Lo mejor es elegir aquellos cereales que sean integrales para evitar el incremento de los depósitos de grasa en el cuerpo. También debes controlar tus porciones.

Los vegetales y las frutas también tienen su lugar, en especial los tomates, las uvas y hasta ciertas yerbas aromáticas como el tomillo y la albahaca.