¿Seguir una dieta sin gluten ayuda a perder peso?

Las dietas sin gluten fueron creadas principalmente para las personas con enfermedad celíaca, donde se elimina por completo la proteína que se encuentra en ciertos cereales, para aliviar sus síntomas. Dicha dieta fue seguida por personas que no eran alérgicas al gluten y gracias a los resultados positivos para perder peso, se popularizó a tal punto que existen muchos libros, vídeos y programas de dietas libres de gluten.

También existen teorías que explican que comer gluten es malo para la salud porque el cuerpo no puede metabolizar adecuadamente este alimento, creando problemas en la digestión. Así que además de la ayuda que produce para perder peso o mantenerse en forma, también parece ser una manera para tener un cuerpo sano.

alimentos que contienen gluten engordan

Dejar de consumir gluten por si solo no te hará perder peso, pero el cambio del estilo de vida y los alimentos saludables que se tienen que sumar para complementar la dieta, puede que lo hagan. Lo importante es utilizar el sentido común, no dejarse llevar por consejos de amigos que no son expertos, y consultar con un especialista, para que juntos tomen la decisión adecuada. Pero antes, una lista de lo que puedes esperar si optas por la dieta sin gluten.

Elegirás los alimentos con más cuidado

Al momento de comprar algún alimento, siempre hay que revisar la etiqueta para ver si no se encuentran rastros de gluten en su contenido. Comer se convertirá en un proceso más reflexivo, donde puedes planificar una lista de alimentos a consumir a lo largo del día.

Adiós a los alimentos procesados

Muchos alimentos procesados como salsas, carnes frías y enlatados, contienen gluten. Y aunque cada día salen al mercado nuevas comidas “chatarra” libres de gluten, no están ampliamente disponibles en todas las áreas, así que tendrás que complementar la dieta con otras opciones.

Consumir más alimentos integrales

Para satisfacer las necesidades calóricas diarias comenzarás a buscar alimentos enteros como los cereales nutritivos, que tienden a saciarnos rápidamente como la quinoa, el arroz salvaje y el amaranto, frutas frescas, gran variedad de verduras altas en fibra, carnes magras y pescado (bueno para el corazón).