La dieta vitalista, una opción más para adelgazar

Entre las muchas dietas que se nos presentan como alternativas para adelgazar, siempre es necesario aprender a distinguir las que son balanceadas de aquellas que indudablemente, podrían representar un riesgo para la salud debido a sus restricciones. Y es que el concepto de “dejar de comer” que siempre vemos asociado a este tipo de régimenes, definitivamente no es lo mejor para bajar de peso. Pero esto es algo que muchas personas aún no han comprendido.

La dieta vitalista es un plan de alimentación que precisamente, surge para hacerle frente a dicha creencia. Basándose en una serie de comidas regulares y bien balanceadas, puede ser lo que estás buscando para alcanzar tu peso ideal. A pesar de estar recomendada sobretodo, para quienes sufren obesidad o un sobrepeso considerable; también es muy efectiva si simplemente pretendes quitarte de encima un par de kilos sobrantes.

dieta vitalista

Uno de sus mayores beneficios es el de desintoxicar el organismo, depurándolo de grasas saturadas y trans, azúcares y carbohidratos refinados; que permanecen dentro del cuerpo a causa del consumo frecuente de bebidas carbonatadas, comida chatarra y dulces.

Dentro de las principales características de la dieta vitalista, podemos encontrar las siguientes:

  • Distribuye los alimentos para consumir en total, 5 o 6 comidas pequeñas diarias.
  • Destaca la importancia de consumir frutas y verduras de todos los colores. Al menos 5 de cada uno por día.
  • Es necesario beber dos litros de agua cada día.
  • Introduce el consumo de legumbres y cereales, además de ingredientes más naturales como el aceite de oliva.
  • Promueve la ingesta de alimentos crudos al menos en 50%. También permite la comida cocida, siempre y cuando esto se haga con moderación y prefiriendo métodos, como cocinar a la plancha o al horno.
  • Elimina el consumo de refrescos, comidas fritas, con grasa y azúcar. En resumen, todo aquello que pueda provocar adicción y derivar en hábitos malos de nutrición.