Electrofitness, una nueva y curiosa opción para ejercitarse

Si eres fanático de las rutinas de fitness, es muy seguro que al artículo de hoy te resaulte más que interesante. Hoy te hablaremos acerca de una rutina que aunque aún no es demasiado popular, ni se puede practicar en la mayoría de los gimnasios; ha empezado a revolucionar la manera en que las personas se ejercitan. Se trata del electrofitness, una actividad que tal y como lo indica su nombre, combina pequeños ejercicios con dispositivos de electroestimulación, para que el cuerpo pueda obtener resultados óptimos al quemar grasa.

electrofitness

Su efectividad es tal, que actualmente basta una sesión de 20 minutos para obtener los beneficios de una clase de fitness convencional. Este corto plazo de tiempo representa una enorme ventaja, puesto que es suficiente para trabajar con todos los grupos musculares del cuerpo, tonificándolos a la vez que se eliminan muchas toxinas y calorías.

¿De qué manera funciona el electrofitness?

Las personas que practican este tipo de ejercicio, utilizan un traje especial compuesto de dos partes: mallas y un chaleco que contiene el punto justo de humedad, para conducir la electricidad sin peligro. A esta ropa se conectan algunos electrodos, que son los que facilitan el impulso de pequeñas descargas eléctricas para activar mejor cada músculo.

Posteriormente, es posible realizar ejercicios muy sencillos, como estiramientos, sentadillas, trote ligero en un mismo lugar o algunos de resistencia y musculación. Cada impulso de electricidad es de gran ayuda para incrementar la quema de calorías e incrementar la intensidad de los movimientos físicos.

¡Esto se traduce en una pérdida de peso más acelerada con el paso del tiempo!

A pesar de sus puntos positivos, el electrofiness no está recomendado para:

  • Personas de la tercera edad.
  • Embarazadas.
  • Personas con padecimientos cardiovasculares
  • Personas que sufren de diabetes, o que padezcan de hernias o tumores.

Antes de optar por esta alternativa, siempre es necesario contar con la aprobación de un médico.