¿Es mejor ejercitarse en la mañana o en la noche?

Esta es una pregunta que muchas personas se hacen, al preocuparse por mantener un estilo saludable. Lo cierto es que el hecho de hacer ejercicio en la noche o por la mañana, depende más bien del horario de cada persona y ambos momentos cuentan con ventajas muy distintas, a la hora de mantener el cuerpo activo. En el artículo de hoy, te hablamos con detalle sobre ellas, para que tú mismo puedas decidir (si te es posible) en que instante del día prefieres ejercitarte.

ejercitarse

Hacer ejercicio en la mañana

Levantarte a primera hora del día para ejercitarte, es una excelente manera de sacarle el máximo provecho a tu tiempo, además de que te ayuda a despabilarte y a permanecer más despierto. Por otra parte, es verdad que por las mañanas lo más común es que los músculos se encuentren más “fríos”, después de descansar la noche entera. Por eso es importante que tengas una buena rutina de calentamiento y que practiques actividades de bajo impacto como caminar, correr o hacer aeróbics.

Hacer ejercicio en la tarde o en la noche

Hay a quienes no les gusta levantarse tan temprano para practicar ejercicio o que simplemente, tienen demasiadas ocupaciones desde bien temprano. Es por ello que los horarios más tardíos son una mejor manera para ellos de mantenerse en forma, además de que para entonces, la circulación del cuerpo ya se ha activado y el tejido muscular se encuentra en mejores condiciones de resistir actividades físicas. No obstante, no es recomendable ejercitarse antes de dormir o bien entrada la noche. Esto es algo que puede provocar insomnio y por otro lado, es natural que en las horas nocturnas el organismo se ralentice para reposar de las tareas diurnas.

Como ves, todo depende del horario que manejes y de encontrar un buen momento, tarde o temprano, que te sirva para ejercitar.