¡No dejes que el estrés te haga subir de peso!

El estrés es uno de los factores más comunes que existen para subir de peso. El peor aspecto que existe en torno a él, es que prácticamente pasa desapercibido por quienes se ven atestados de trabajo y problemas personales, haciendo que se pregunten si están haciendo algo mal con su dieta o con su rutina de ejercicios. Encontrarte estresado en extremo puede echar a perder todos los esfuerzos que haces por adelgazar. Si no sabes como canalizar este padecimiento, incluso puede orillarte a caer en otras enfermedades. Por eso es un buen consejo que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones para evitarlo.

Estres

  • Lleva snacks nutritivos contigo. A veces cuando te sientes desesperado, el hambre aparece como una manera de distracción. Más vale que te prepares y tengas a la mano bocadillos como nueces o almendras, que no pongan en riesgo tu figura y te sirvan para sentirte mejor.
  • Confía en el ejercicio para relajarte. Ejercitarte es una de las mejores maneras en las que puedes liberarte del estrés. En vez de ponerte a comer, sal a caminar o a correr un rato, o practica algún deporte que te guste.
  • No te pongas exigente con tu dieta y tus ejercicios. Si ya estás estresado, de poco te servirá comer menos y ejercitarte hasta el cansancio. La solución es revisar tu estilo de vida y hacer los cambios necesarios para que está se vuelva más tranquila. De lo contrario ¡nunca podrás bajar de peso!
  • Aprende a ser más organizado. Una de las razones por las que la gente se estresa, es porque no saben como administrar su tiempo ni sus tareas. Puede que te parezca ridículo o exagerado, pero llevar una agenda o una pequeña lista donde puedas apuntar todo lo que debes hacer y cuando, te hará las cosas más sencillas.