¿Cómo evitar el efecto rebote?

Una de las cosas más detestables cuando terminamos con una dieta, es el temible efecto rebote. ¿A qué nos referimos con esto? Simplemente al riesgo latente de recuperar los mismos kilos (o más) que acabas de perder, en mucho menos tiempo del que te llevó deshacerte de ellos. Verdaderamente detestable. Es por ello que tienes que saber como actuar una vez que hayas conseguido alcanzar tus metas, para no volver a ser el o la de antes nunca más.

Siendo así, vayamos directo al grano contestando la pregunta más importante de este artículo, ¿cómo se puede evitar el efecto rebote? Para tener la respuesta indicada, únicamente tienes que leer y seguir al pie de la letra, unos cuantos consejos:

Dietas y efecto rebote

  • Dejar una dieta no significa que puedas volver a comer toda clase de frituras y golosinas. Estos elementos siempre serán dañinos para tu cuerpo. Lo único que puedes hacer es darte un gusto de vez en cuando, con moderación y evitando tentaciones.
  • Toma agua abundante. Esta es una de las recomendaciones más importantes para mantener un peso balanceado. El agua nos ayuda a depurar aquellos elementos que no necesitamos en el organismo y nos brinda la sensación de saciedad, para no comer en exceso. Dos litros diarios es lo que debes consumir para mantener el rendimiento de tus funciones al máximo.
  • Sigue una alimentación balanceada. Muchas verduras y legumbres, bastante fruta y algo de carne blanca, como el pollo y el pescado. Regula tu consumo de cereales y pastas, consumiéndolos de manera integral en la medida de lo posible y mantén la ingesta de carnes rojas al mínimo.
  • No dejes de hacer ejercicio. No necesitas entrenarte hasta el agotamiento todos los días. Tres días a la semana con sesiones de 30 minutos a una hora, son más que suficientes para conservar una buena figura.

Una dieta no tiene porque ser un sufrimiento, te recomendamos consultar la siguiente dieta: Como adelgazar