¿Cuáles son las señales y consecuencias de la hiperuricemia?

A menudo, ciertos malos hábitos en la alimentación pueden provocar un padecimiento conocido como hiperuricemia, que atrae peligrosas consecuencias para el organismo. Pero ¿en qué consiste exactamente esta enfermedad? Se llama así por el incremento de los niveles de ácido úrico en la sangre, una sustancia que pasa a través del hígado y que se produce en el cuerpo de todas las personas. Sin embargo cuando surge en exceso, es cuando comienzan los problemas.

hiperuricemia

¿Cuáles son las señales y consecuencias de la hiperuricemia?

Normalmente, el ácido úrico es eliminado por medio de la orina o bien, llega a pasar a los intestinos. No obstante esto no es tan sencillo cuando hay más cantidad de la que debería existir en el organismo.

Dentro de las señales a las que debemos prestar mayor atención se encuentran la necesidad de orinar con frecuencia, el cansancio, el ardor al orinar y la sudoración, incluso la pérdida de peso. Es imprescindible asistir con un médico en caso de observar uno o varios de estos síntomas, a fin de poder confirmar el diagnóstico.

Las consecuencias negativas de la hiperirucemia incluyen las siguientes:

  • Enfermedades renales.
  • Gota o formación de cristales de ácido úrico en las articulaciones.
  • Fatiga.
  • Problemas al orinar.

¿Cómo mantener estables los niveles de ácido úrico?

La principal responsable de la hiperirucemia es la mala alimentación. Consumir con demasiada frecuencia alimentos como carne roja, hígado y comidas fritas, así como ricas en sodio, puede desencadenar un exceso de ácido úrico. Sustancias como el alcohol y la cafeína también contribuyen a esto.

Para prevenir y disminuir el problema, es recomendable comer más cereales integrales, algunos lácteos, vegetales (sobretodo verdes), huevos y frutos secos. La ingesta de agua natural en abundancia también ayuda, (alrededor de dos litros según las indicaciones del médico), evitando las sodas y jugos artificiales.