La dieta de las galletas

El día de hoy hablaremos de una dieta muy interesante, con la que puedes perder peso sin descompensar a tu organismo y obteniendo toda la energía que necesitas, para realizar tus actividades cotidianas. Se trata de la dieta de las galletas, creada por el doctor Stanford Siegal y la cual consiste en consumir pequeñas comidas a lo largo del día, que en su mayoría estarán compuestas por botanas nutritivas.

Estás pueden ser galletas preparadas a base de avena, arroz o harina integral, entre otros ingredientes que son completamente sanos y que además, no suponen un aporte calórico excesivo. ¡Incluso pueden ser de chocolate! Siempre y cuando, este sea puro y sin azúcares, ni conservadores.

En este instante probablemente te estés preguntando, ¿cómo funciona este tipo de dieta?

galletas

La dieta de las galletas comienza con la planeación de 8 comidas por día. Solo una de ellas (la de la tarde), tendrá que estar completa, incluyendo elementos como el pollo y los vegetales, que aportan bastantes proteínas y contienen muy poca grasa.

Las comidas o refrigerios, deben ingerirse cada dos horas, pues de esta manera no sentirás hambre y a la vez, estarás llevando el control de lo que consumes. Es por eso que cada comida (excepto la más fuerte), no debe sobrepasar las 100 calorías. De modo que al final del día, solo habrás tomado unas 900 calorías como máximo, lo que es algo sensacional para perder bastante peso.

No obstante si quieres evitar el efecto rebote, nosotros te recomendamos que solo sigas la dieta de las galletas durante una semana y después, te mantengas en tu peso siguiendo una alimentación más convencional pero balanceada. De lo contrario, los efectos podrían ser contraproducentes.

Desde luego, no debes olvidarte de cuidar tu hidratación y hacer ejercicio al menos tres veces a la semana, para incrementar los resultados.