¿Por qué sentimos el impulso de comer?

El hambre es una sensación que puede surgir cuando menos te lo esperas y lo peor de todo, es cuando nos hace descontrolarnos entre comidas. Debes saber que es muy fácil confundirla con una necesidad verdadera por alimentarse, que de una sensación de antojo o para evadir sentimientos como la tristeza o el nerviosismo. Se sabe que de hecho, hay varias razones que te pueden hacer sentir “hambriento” y apuesto a que varias de ellas ni te las imaginabas. A continuación, te describimos algunas de las más usuales.

comer

  • Por ver comida. ¿Te ha pasado que ves un comercial en la televisión o algo en Internet qué te hace sentir antojo de ciertas cosas? Ten cuidado, porque hasta el hecho de mirar imágenes de platillos apetitosos puede hacerte engordar, sino sabes contenerte, a esto se le conoce como hambre visual.
  • Las amistades te empujan a comer más. A veces cuando se sale con los amigos, te encontrarás con que no todos ellos están a dieta. Si van a algún restaurante o lugar de comida rápida y piden aperitivos para todos, es probable que acabes comiendo de más. Por eso es muy importante saber decir no de vez en cuando.
  • No estás durmiendo lo suficiente. El descanso tiene mucho que ver con mantener un peso saludable. Cuando no duermes el tiempo necesario, el organismo altera sus niveles de grelina y leptina, dos hormonas que te pueden hacer sentir mucho más hambriento.
  • Usas la comida como una recompensa o evasión. Ver los alimentos como algo que te sirve para sentirte mejor o reconfortarte de sensaciones como la depresión o el enojo, es algo erróneo. Tampoco vale pensar en que por tus pequeños logros en el trabajo o la vida cotidiana, vale zamparte un pastel entero o comerte la caja entera de chocolates. ¡Modérate!

¿Conocías estás razones que te hacen tener hambre? Cuidado, porque podrían afectarte más de lo que imaginas.