¿Qué son las calorías negativas?

Tal vez ya hayas escuchado mencionar este término antes. Las calorías negativas como tal no existen, pero es un nombre que se le atribuye al aporte calórico que tienen ciertos alimentos, debido a que la energía que le brindan al organismo en comparación con la que el mismo requiere para procesarlo, es negativa. Esto significa que en vez de aumentar de peso, el metabolismo de hecho emplea sus mismas reservas para tomar todos sus nutrientes, lo que supone de esta clase de comidas una gran opción para quienes quien adelgazar sin dejar de comer.

calorías

Imagina que los seres humanos necesitan cierto promedio de calorías para realizar todas sus funciones naturales como respirar, caminar, mantener una temperatura corporal específica y llevar a cabo procesos cerebrales, entre otras. Incluso practicando poca actividad física, se calcula que gastamos de 1500 a 2100 calorías. No obstante, cuando comes alimentos como el brócoli o la coliflor que se hallan dentro de los que ostentan “calorías negativas”, no podrías alcanzar tal cantidad, incluso si los ingierieras en tus tres comidas acostumbradas.

De ahí la importancia de mantener una alimentación balanceada, de la cual obtengas toda clase de nutrientes y claro, en la que no excluyas los hidratos de carbono. Sin embargo, con esta explicación puedes darte una idea de porque es recomendable consumir vegetales cuando intentas bajar de peso. Pueden saciarte sin hacerte subir, al contrario de quienes se exceden con los carbohidratos.

Saber mezclar ingredientes que te proporcionen energía “negativa” y “positiva”, es el secreto de quienes saben como mantenerse en forma, sin necesidad de pasarse horas ejercitándose fisícamente o someterse a dietas exhaustivas. ¡Hay algunos elementos, como el agua o la pimienta, excentos de todo tipo de calorías! Como vez, nos encontramos rodeados de opciones cuando se trata de nutrición. La cuestión ahora que lo sabes, es te vas a animar a comer más equilibradamante a partir del día de hoy. Vale la pena intentarlo ¿no crees?