Beneficios de la cecina o carne deshidratada para tu dieta

Cuando se trata de obtener proteínas de origen animal, hay una gran variedad de productos cárnicos que puedes consumir para mantener bien nutrido tu organismo, aunque debes tener cuidado con la mayoría de ellos por el bien de tu salud. Una opción muy segura e interesante que podrías incorporar a tu dieta es la cecina, una carne deshidratada que proviene de los cortes vacunos y que aparte de ser deliciosa, te aporta una cantidad importante de proteínas. Hoy te mencionamos sus ventajas y cual es la manera más sencilla de introducirla en tus comidas.

cecina

Beneficios de la cecina

  • Debido a que este tipo de carne es preparada a base de perder agua, el resultado final es una alta concentración de proteínas, que te viene genial para mantener el tejido muscular.
  • Su alto contenido de proteínas también disminuye sus cantidades de grasa y colesterol, además de elevar la presencia de minerales importantes como el magnesio y el potasio.
  • Hay hasta 40 gramos de proteínas por cada 100 gramos que consumes de cecina. Este porcentaje es muy bueno y llega a duplicar el contenido normalmente en otros tipos de carne.
  • Por si fuera poco, es muy vérsatil e ideal para utilizar en toda clase de comidas. Ya sea que la incluyas en una sopa, una ensalada original o te decantes por ella como tu plato principal, acompañándola con vegetales y/o legumbres.

No obstante todas estas ventajas, hay un aspecto que tienes que tomar en cuenta a la hora de consumir cecina y es su alto contenido de sodio. Esto puede ser contraproducente si tratas de cuidar tu silueta, por la retención de líquidos. Es por eso que deberías moderar su ingesta.

Lo recomendable es una vez a la semana, alternándola con otros productos animales y vegetales, para que puedas variar tus menús cada día.

3 alimentos que te hacen sentir fatigado

Bien dicen por ahí que somos lo que comemos y eso no se refiere solamente a nuestra figura. A veces, el cuerpo tiene otras maneras de indicarnos que no estamos llevando la mejor alimentación, afectándonos en nuestro día a día. Tomar las decisiones incorrectas al comer no solo puede hacerte engordar, sino también experimentar ciertos síntomas que tarde o temprano, van a pasarte factura. El día de hoy te presentamos 3 alimentos con los que deberías tener mucho cuidado, pues te roban energía y te provocan fatiga si abusas demasiado de ellos.

fatiga

  1. El pan blanco. Bien se sabe que siempre es mejor optar por el integral y esto se debe a que los granos enteros, te aportan mucha energía y son saludables. Las harinas refinadas que se utilizan en el blanco carecen de nutrientes y son más complicadas de digerir para el metabolismo. Además, de esta manera el cuerpo no se queda satisfecho y sigue experimentando hambre.
  2. La carne roja. Hay que tener mucho cuidado con los cortes que se escogen y su procedencia. Gran parte de los productos animales de esta categoría contienen mucha grasa, que llega a acumularse en zonas del cuerpo como la barriga y no se aprovecha como debería. Por eso los expertos recomiendan consumir la carne blanca, que contiene menos grasa saturada y más grasas buenas como el Omega 3, y se metabolizan mejor.
  3. La cafeína. Quizá esto te parezca un poco extraño ya que normalmente, bebemos una buena taza de café para estar bien despiertos. Lo cierto es que si se abusa de esta bebida puede suceder todo lo opuesto, ya que podría provocarte problemas como el insomnio, que alteran tus horas de sueño y derivan en el cansancio. Por eso, lo más apropiado es que no tomes más de un par de tazas al día.

4 tips para consumir menos carne roja

Muchas cosas se han dicho acerca de la carne roja y hoy en día, cada vez son más las personas que tienen en claro que sobrepasarse con este alimento puede ser muy perjudicial para la salud. Pero al mismo tiempo, se sabe que esta es una comida que puede ser muy difícil de dejar, no solamente por el sabor sino también porque está presente en muchos productos que están al alcance en supermercados y otros establecimientos, como el jamón, las salchichas y las hamburguesas. Dejar de comer este tipo de carne no es tan difícil si sigue los tips que te proponemos en esta ocasión.

carne

  1. Empieza por comer la mitad de carne. Si te parece muy complicado renunciar a este alimento de la nada, lo mejor que puedes hacer es reducir tus porciones. No es necesario comer un filete entero o comer tantas salchichas. Si temes sentirte insatisfecho, ten una ensalada a mano para saciar mejor tu hambre. Es una opción mucho más sana para ti.
  2. Prefiere la carne blanca. Los ingredientes como el pescado y el pollo, son preferibles a su contraparte por contener menos grasa y buenas proteínas. Puedes cocinarlos en infinidad de maneras y lo mejor de todo, es que no pondrán en riesgo tu corazón ni te empujarán a padecer otro tipo de enfermedades, o bien, tampoco te harán subir demasiado de peso.
  3. Busca cortes 100% orgánicos. Cuando vas a comer carne roja, mejor comienza por asegurarte de que ha sido producida de manera ecológica Esto te garantizará que no estés consumiendo hormonas, que en muchas granjas utilizan para aumentar el tamaño de los animales. Esto es algo que puede traerte muchos inconvenientes de salud y hace más difícil el dejar la carne.
  4. Reemplaza la carne. Hay buenos sustitutos como las semillas y el tofu con los que puedes probar.

Tips para disminuir el consumo de carne

La carne (en especial la roja) es quizá uno de los alimentos que más cuesta dejar de comer, pues no son pocas las personas que la consideran entre sus platos favoritos por excelencia. No obstante, está claro que si quieres mantener una silueta delgada y saludable, además de prevenir diversas complicaciones en la salud, es más que necesario moderarte con ella. Pero ¿cómo se puede decir que no a un corte jugoso, unas salchichas asadas o unas hamburguesas? En el artículo de hoy te lo explicamos con unos sencillos tips.

carne

Antes que nada, hay que aclarar que el medirse con la carne que consumes no significa que vas a eliminarla por completo. Sin embargo tal vez te alivie saber que reduciendo las cantidades que acostumbras incluir en tu dieta habitual, te puedes librar de bastantes calorías a la larga y sentirte mucho mejor.

Algunos consejos que te recomendamos implementar cuanto antes para hacerlo, son los siguientes:

  • Establece días especiales a la semana para ingerir carne. Lo más recomendable sería hacerlo tan solo un par de veces. Y aunque te parezcan muy pocas, una vez que lo hagas y te adaptes a ello, llegará el momento en el que no la vas a extrañar.
  • Encuentra sustitutos. Quizá te parezca imposible, pero en realidad hay varias opciones con las que puedes reemplazar a la carne. El tofu, el seitán y la soya son algunos de ellos. En muchos supermercados incluso puedes encontrar carnes vegetales o bien, elaborarlas tu mismo a base de semillas y verduras.
  • Busca carne blanca y más ligera. Si lo piensas bien, siempre es mejor comer una ensalada de atún a un filete, o un poco de salmón o pollo a una hamburguesa. El pescado y las aves contienen menos grasa y te hacen mucho bien para obtener proteínas.

Consejos para preparar carnes light

Sabemos que la carne es un elemento muy importante para incluir en una alimentación balanceada, debido a que nos aporta gran parte de las proteínas que requiere el organismo para funcionar correctamente. Sin embargo, muchas veces la mayoría de las personas utiliza aceita de más o la cocina de tal manera que puede resultar más perjudicial de lo que pensamos, cuando nuestra intención es la de adelgazar.

No obstante también es muy fácil hacerlo de la manera adecuada. ¿Cómo? Tan solo sigue los consejos que te ofrecemos a continuación y preparar una carne que sea light, será más sencillo que nunca para ti.

  • carnes lightLo primero que debes hacer, es optar por usar vapor o una plancha para cocinar. Olvídate de cocer la carne en aceite, a menos que elijas el de oliva extra virgen en pequeñas cantidades. Pero incluso hacer esto, es menos recomendable ante las alternativas que te hemos mencionado.
  • En caso de que tengas prisa, ¡recurre al horno de microondas! Además de ser un electrodoméstico fácil de utilizar, te ayudará a cocer algunas de tus carnes sin necesidad de usar una sartén y por supuesto, dejando de lado los temibles aceites.
  • Opta por utilizar ingredientes naturales. En vez de agregar salsas y preparados artificiales cuando te encuentres preparando la carne, añade estos mismos elementos pero hazlos de manera casera. Con esto evitarás ingerir muchos conservadores y azúcares, que pueden encontrarse presentes en varios productos que compras en el supermercado.
  • Coce la carne envolviéndola con papel aluminio. Otra forma de cocinar que te ayudará a tus alimentos sean más saludables, es envolviéndo las carnes con aluminio y colócandolas en el horno. De esta manera, se cocerán en su propio jugo sin necesidad de procesos adicionales y te olvidaras de cualquier tipo de grasa que pueda entrar a tu cuerpo.