¿Por qué tu dieta está fracasando?

Algo muy común cuando iniciamos una nueva dieta, es comprobar en los primeros días que esta nos da muy buenos resultados pero con el pasar del tiempo, pareciera que nos quedamos atascados y es imposible seguir bajando más de peso. ¿Por qué sucede esto? ¿Cuáles son los factores que hacen que una dieta fracase? Entérate hoy de aquello con lo que debes tener cuidado, sino quieres que tu régimen sea inútil.

dieta

  • La comida que estás consumiendo no es natural. Un gran problema es que la mayoría de las personas, hacen sus compras en supermercados y terminan comprando alimentos artificiales o modificados, incluso cuando se trata de frutas y verduras. Este tipo de comida no cuenta con todos los nutrientes que necesitas, por lo que conviene más que compres aquella del tipo orgánico en mercados locales.
  • Estás consumiendo algún medicamentos. Existen ciertos tratamientos o medicinas que interfieren con la pérdida de peso, como lo pueden ser aquellos que trabajan de manera hormonal, los que incluyen corticoides o los que se utilizan para controlar el colesterol. En este caso, conviene mucho que consultes con tu médico para controlar tu peso de un modo eficaz.
  • Te encuentras demasiado estresado por bajar de peso. Si estás todo el tiempo pendiente de cuanto has bajado o estás pasando por momentos de ansiedad, como en tu trabajo o en el hogar, es más probable que te estanques y no pierdas los kilos que deseas. El estrés es un inconveniente que te impulsa a comer de más, por lo que es importante que te sientas tranquilo.
  • No te estás hidratando lo suficiente. Otra necesidad para depurar el organismo es beber suficiente agua, ya que de lo contrario podrías estar reteniendo líquidos y tu digestión puede ralentizarse. Recuerda que lo más recomendable son ocho vasos de agua por día.

5 consejos para no estancarte con tu dieta

Un momento frustrante dentro de la dieta, es el que sucede cuando dejas de ver cambios alentadores en tu pérdida de peso, llegando a estancarte y a decepcionarte porque piensas que todo tu esfuerzo ha llegado a ser en vano. No obstante no entres en pánico, porque esto es algo más común de lo que te puedes llegar a imaginar. La clave principal para no quedarte estancado es mantener una actitud bien positiva y sobretodo, seguir los cinco consejos que te mostramos a continuación.

dieta

  1. No te estreses. Es lo peor que puedes hacer cuando estás siguiendo una dieta. Relájate y piensa que no es el fin del mundo. Tómate un tiempo para ti practicando ejercicios de respiración y de yoga, que te ayuden a dejar de lado la ansiedad y después, retoma tu rutina alimenticia.
  2. Repasa todo lo que has comido. A veces no es que te hayas quedado estancado, sino que tal vez comiste algo que tu cuerpo se está tardando más digerir, como unas papas fritas o una rebanada de pastel. Esto no tiene nada de malo y tampoco te impide continuar adelante.
  3. No dejes de hacer ejercicio. Es lo más importante de todo porque ninguna dieta está completa sin la actividad física debida. En ocasiones tienes que esforzarte un poco más con tus rutinas para que tu cuerpo regrese al buen camino.
  4. Rompe las reglas por un día. Parece difícil de creer pero pasa que muchas veces, el organismo se acostumbra a ciertos menús o ingredientes y entonces vuelve a ralentizarse para quemar grasa. Por eso debes darle una sorpresa comiendo algo distinto.
  5. Comienza otra dieta. Si la que estás haciendo ya no te da los resultados que hacía al principio, entonces tal vez sea hora de adecuarte a una que te pueda llevar al siguiente nivel.

Tips para sobrevivir a tu primera semana de dieta

La primera semana de un régimen alimenticio siempre es la más difícil de todas. No solo te enfrentas con un cambio abrupto respecto a tus hábitos alimenticios, sino que también se hacen presentes los peores síntomas de una dieta, como el mal humor y la ansiedad por comer. Tu cuerpo no entiende que va a tener que acostumbrarse a alimentarse diferente. No obstante, eso no significa que debas entrar en pánico. En esta ocasión, compartiremos contigo los mejores tips para sobrevivir esos primeros días sin ceder a la tentación.

dieta

  • Siempre elije el lunes para comenzar. Es una forma efectiva de mentalizarte para ser disciplinado, ya que si empezaras un viernes o el fin de semana, sería más fácil que fallarás en tu objetivo, pues estos días suelen estar llenos de reuniones sociales y por ende, de más comida.
  • Prepara tus menús. Colaciones incluidas, ya que es muy probable que sientas hambre y no querrás sentirte mal por no comer o por terminar comiendo algo indebido. Establece un menú y aférrate a él.
  • Fuera pensamientos negativos. No empieces tu dieta pensando en lo fastidioso que será comer de manera distinta. Al contrario, repítete que estás orgulloso de ti mismo por un cambio tan grande y date impulsos para continuar hasta el final.
  • Las colaciones son tus mejores amigas. Ten siempre a la mano snacks saludables como nueces o fruta, para combatir la ansiedad hacia la comida. No tienes que morirte de hambre pero tampoco tomar las decisiones incorrectas.
  • Si sientes dolor de cabeza, come un fruta o bebe una infusión. Es normal hasta cierto punto, que este síntoma se presente al adquirir hábitos totalmente opuestos. Sin embargo no hay razón para alarmarse, sigue adelante y todo irá normalizándose.

Lo más importante al hacer una dieta es contar con la convicción de que puedes lograr un cambio.

6 claves para mantener tu motivación para adelgazar

Toda persona que quiera bajar de peso en serio, tiene que que saber que hay algo muy importante además de la buena alimentación y la actividad física si pretende lograrlo. Y esto es la motivación. Un gran porcentaje de gente abandona sus rutinas de ejercicio y vuelve a los malos hábitos alimenticios, a causa de que se sienten desmotivados y dan su causa por perdida. No dejes que te suceda lo mismo y pon en práctica las 6 claves que te vamos a dar para mantener tu motivación al máximo.

motivación

  1. Los cambios pequeños son los más significativos. Bajar de peso lleva su tiempo y son los cambios mínimos los que forman parte de una transformación radical. Deja de preguntarte cuando la verás y sigue esforzándote.
  2. Hay una buena razón para bajar de peso. Todos la tienen y debes recordar la tuya cada día al levantarte, para que no te dejes vencer por los obstáculos. Escríbela y ponla en un lugar en la que puedas verla a menudo, hasta que se vuelva parte de tu rutina.
  3. El tiempo es tu mejor aliado. Algo verdaderamente motivante es conseguir un calendario y ver los días que transcurren desde que decidiste llevar una vida más saludable, así como ver los que te van faltando para llegar a tus objetivos.
  4. La música es una buena compañera. Y no solo en el gimnasio. Es un hecho que la gente que escucha música que la hace sentir bien, está de mejor humor y tiene pensamientos positivos, que son cruciales para evitar darse por vencidos.
  5. Ródeate de personas que compartan la misma meta. Si tienes una red de apoyo que te infunda ánimos y que pase por las mismas situaciones que tú, más estímulos tendrás para bajar de peso.
  6. Sé siempre positivo. Basta de torturarte con afirmaciones como «no puedo» o «siempre seré gordo». ¡Puedes lograr que te propongas!

4 pensamientos que pueden sabotearte en el gimnasio

Acudir al gimnasio es un paso mucho más grande de lo que te imaginas y formarte la costumbre de ir, algo que requiere mucha más perseverancia de la que crees. Al inicio, es normal que no sientes tanta motivación o tengas dudas acerca de lo que estás haciendo allí para adelgazar. Pero cuidado, porque inconscientemente también te puedes estar saboteando con pensamientos erróneos, que sin darte cuenta pueden provocar que desistas. A continuación te presentamos 4 de los más comunes que deberías rechazar a toda costa.

gimnasio

  1. «Odio venir al gimnasio». Si desde el primer momento ves el ejercicio como una obligación más que como algo que puedes llegar a disfrutar, entonces vas por mal camino. Ir al gym no tiene porque ser lo peor del mundo, solo es cuestión de que mejores tu actitud, descubras las rutinas que más te gustan y lleves un poco de música para pasarla bien.
  2. «Estoy haciendo el ridículo». Muchas personas se sienten mal al ir al gimnasio, porque sienten que no se ven bien en ropa deportiva o haciendo rutinas como principiantes. Es normal sentirse así pero recuerda, incluso los expertos comenzaron igual que tú. No debes sentirte mal por hacer algo que es bueno para tu salud.
  3. «Nunca seré igual que él/ella». Otro problema de quienes comienzan a ejercitarse en el gym, es que pueden sentirse intimidados al ver a otra persona que es más ágil al hacer sus ejercicios. De nuevo tienes que repetirte que no todo el mundo empieza siendo un experto. Si te esfuerzas, en algunos meses tú podrías volverte tan bueno o mejor que alguien acostumbrado al ejercicio.
  4. «Soy demasiado gordo/a». La constancia hace milagros y no importa si tienes sobrepeso, aunque te lleve tiempo vas a ser delgado si en serio te mantienes constante. Los mejores cambios son los que se demoran más en llegar.

5 cosas que nadie te dijo sobre adelgazar

Adelgazar es una transformación que a veces, conlleva más cambios y necesita más fuerza de voluntad de la que puedes imaginarte, sobretodo si planeas perder algo más que unos cuantos kilos. A veces es necesario estar preparado para aceptar ciertos aspectos sin los cuales, no te sería posible adquirir esa silueta delgada con la que tanto sueñas. En el artículo te hablamos de cinco cosas que nadie te dijo sobre perder peso y que pueden abrirte los ojos.

adelgazar

  1. La flacidez. Después de quemar la grasa, dependiendo del peso que hayas perdido e inclusive de la edad que tengas, puedes encontrarte con que hay zonas flácidas que tendrás que tratar, ya sea con ejercicios tonificantes o incluso una cirugía de piel, si el cambio fue muy abrupto.
  2. Ser delgado también tiene que ver con tu actitud. La razón por la que muchas personas no pueden adelgazar, es porque desde el principio se ponen barreras diciéndose que no pueden hacer ejercicio o que su genética no les permitirá perder tanto peso como desean.
  3. No todos reaccionaran bien ante tu nueva figura. Los comentarios cuando alguien baja de peso suelen ser positivos, pero eso no quita que también te puedas topar con personas que por envidia o simple maldad, busquen la manera de hacerte sentir mal incluso si ahora estás delgado.
  4. Un nuevo cuerpo requiere un nuevo guardarropa. Te sorprenderías de la gente que aun después de haber bajado varias tallas insiste en continuar usando la misma ropa que usaban antes. Esto es algo que los hace lucir mal y no les permite darse cuenta de todo cuanto han logrado.
  5. Los últimos kilos son los más difíciles. Si quieres adelgazar es probable que en un principio lo hagas con cierta rapidez. Pero te darás cuenta de que al final batallas más para rebajar esos últimos rollitos que te quedan. No es imposible, pero si más complicado.

El poder del positivismo para adelgazar

Cuando se habla de adelgazar, casi nunca se menciona una parte que es muy importante y que puede marcar una gran diferencia al momento de alcanzar el peso ideal o quedarse estancado. Hablamos por supuesto de la actitud que se toma ante el proceso. Con frecuencia las personas que se quejan de que su dieta no les funciona o de que su cuerpo se niega reaccionar ante los ejercicios, son las más negativas y las que se dan por vencido demasiado pronto. Es por eso que se vuelve tan indispensable tomar una conducta más positiva y saber ser perseverante.

positivismo

Algunos consejos que te pueden ayudar a mejorar tu actitud, son los siguientes:

  • Cambia las frases negativas por positivas. En vez de decir «no quiero estar gordo» repítete a ti mismo: «quiero estar delgado». No digas «no me gusta pasar  hambre», di «me gusta comer nutritivo».
  • Disfruta lo que haces para adelgazar. No tiene ningún sentido que te mortifiques por bajar de peso. Busca ejercicios que de verdad disfrutes hacer y recetas saludables que gusten. ¡Piensa fuera de la caja!
  • Tómate tu tiempo para relajarte. Una mente despejada es más apta para soportar mejor los cambios. Date un segundo para salir a pasear o para meditar.
  • Sonríe más a menudo. Esta simple acción es buena para tu salud y te llena de energía. No hay nada como sonreír para aceptar mejor tus nuevos hábitos de vida.
  • Desintoxica tu organismo. Una razón por la que muchas personas se ponen de mal humor al adelgazar, es porque sienten su organismo pesado. Limpiarlo con hidratación suficiente y alimentos naturales es una buena opción para sentirte más ligero y a gusto.

Recuerda que bajar de peso es algo que haces no solo para verte mejor, sino para mejorar tu calidad de vida. ¡Que no te ponga de malas!

Consejos para no estancarte al bajar de peso

¿Te ha pasado que aunque estés siguiendo al pie de la letra tu dieta, hay un punto en el que parece que no puedes seguir bajando de peso? ¿Te ha sucedido que incluso puedes iniciar a volver a recuperarlo? Esta es una reacción por la que pasan muchas personas y se presenta con más frecuencia de lo que crees. Sin embargo no hay que entrar en pánico, porque aun puedes tomar tus precauciones para evitar que esto te suceda o volver al camino correcto si ya te sucedió. ¡Tan solo dale una mirada a los siguientes consejos para asegurarte de que alcanzaras tu peso ideal!

Close up of a slim beautiful waist with measuring tape.

  • Revisa tu rutina de ejercicios. Tal vez te estés alimentando correctamente, pero puede que necesites incrementar o ajustar tu plan de ejercitamiento para seguir quemando grasa. A veces no es necesario aumentar el tiempo sino simplemente cambiar de rutina. Prueba con los ejercicios anaeróbicos, que te permiten quemar más calorías eficazmente.
  • Come más proteínas. La proteína es necesaria para continuar construyendo tejido muscular. Recuerda que los músculos consumen más grasa y eso es justo lo que necesitas para ser más delgado. Por supuesto, hacer esto no significa que te trasformarás en una persona musculosa al máximo, pues para ello existen rutinas y dietas mucho más específicas.
  • Hidratáte constantemente. Un error que cometen muchas personas, es que se alimentan bien y hacen bastante ejercicio pero no se hidratan correctamente. Esto ocasiona que el cuerpo retenga sales y no se pueda desintoxicar como es debido. Por ello siempre debes asegurarte de cargar contigo una botella con agua o infusiones, que también son excelentes bebidas.
  • Consume quemadores naturales de grasa. El té verde, las nueces, la pimienta cayena y la canela, son algunos de los ingredientes que aceleran tu metabolismo incluso cuando estás descansando. Así te será más sencillo seguir adelgazando.

Influencia de la Ley de la Atracción en las dietas de adelgazamiento

A estas alturas, es casi seguro que habrás escuchado hablar acerca del concepto de la Ley de la Atracción; algo que de unos años a acá se ha puesto muy de moda por el convencimiento de que prácticamente, las personas podemos atraer un sinfín de cosas en base a nuestra manera de pensar y comportarnos. Pero ¿es esto verdaderamente cierto o se tratá tan solo de otra de esas técnicas new-age, que al final no suponen ningún cambio significativo? Lo cierto es que si se trata de bajar de peso, tienes que admitir que la actitud ante dicho desafío es muy importante.

adelgazar

Algunas claves en las que puedes apoyarte para usar la Ley de la Atracción a tu favor y perder peso de una manera más efectiva, son las que te describimos a continuación:

  • Visualiza tu nuevo cuerpo. Imagina la manera en la que te vas a mover y a sentir cuando por fin seas más delgado, trata de utilizar cada uno de tus sentidos para experimentarlo. Recorta fotografías de revistas o sácalas de Internet, en donde se muestre un cuerpo con el peso que deseas y míralas todos los días, sintiéndote seguro y feliz.
  • Utiliza afirmaciones positivas para animarte a tomar las decisiones correctas. En vez de decir «qué difícil es hacer ejercicio», comienza a reemplazarlo por «hago ejercicio porque me siento bien«. Di «disfruto los vegetales y las comidas saludables», en lugar de «como odio esta comida/como quisiera un poco de chocolate«. Las palabras son más poderosas de lo que te imaginas y pueden llegar a convencerte si hablas en positivo.
  • Siéntete bien contigo mismo, aún cuando no hayas llegado a tu meta. Piensa que estas en camino y que eso es lo importante. Ten la seguridad de que lo harás y no te permitas decaer si el proceso tarda más de lo que esperabas. Recuerda que las cosas buenas llevan su tiempo.

Estos han sido los consejos del día de hoy, toma en cuenta los consejos de este articulo y tu dieta sera menos tormentosa, esto te facilitara mucho el poder adelgazar.

Tips para cumplir con tu propósito de adelgazar este año que viene

Bajar de peso, un propósito que todos nos hacemos cada fin de año con la firma esperanza de que el que viene, sea el definitivo para obtener esa silueta delgada y firme con la que tengo soñamos. Pero a veces esta es una meta muy difícil de mantener, ¡a medio año o antes se ha rompido con la dieta o ya no tienes ganas de ir al gimnasio! Y entonces la historia se vuelve a repetir. Esto realmente es un problema para muchas personas que en verdad quieren cambiar su estilo de vida, pero no saben como pueden lograrlo de forma definitiva. Si tú te cuentas entre ellas, los siguientes tips no te vendrían nada mal:

adelgazar

  • Ser firme es la clave. Lo primero que necesitas es tener una mentalidad positiva y la firme convicción de adelgazar, por más trabajo que te cueste. Para ello, debes recordarte a ti mismo todos los días que quieres cambiar y que no vale ninguna excusa para no hacerlo. Escribe tu objetivo en un papel a la vista, para que todos los días lo mires y te recuerdas que no puedes flaquear.
  • Plantéate metas pequeñas pero que te ayuden a llegar hasta el final. Es más fácil bajar de peso si estableces medidas concretas, en vez de simplemente decir que lo vas a hacer. Bajar 4 o 5 kilos cada mes por ejemplo, es un buen comienzo. Ve marcando los días en el calendario y apunta en él cada logro, para que te motives aún más. Cuando menos te des cuenta habrás bajado más de lo que te imaginas.
  • Busca un grupo de apoyo. Los propósitos que se hacen en conjunto son más sencillos de alcanzar que si los haces individualmente. Reúnete con amigos o familiares que también deseen adelgazar y ponganse de acuerdo para hacer ejercicio juntos o preparar recetas saludables. Ninguna ha de dejar que el otro caiga en tentaciones.